El urocultivo es la prueba de orina que identifica la presencia de bacterias provenientes de los riñones y de la vejiga, porque la orina suele ser un fuerte indicador de una infección del tracto urinario . Sin embargo, es importante tener en cuenta que no siempre la presencia de bacterias indica una infección activa. Algunas de ellas pueden colonizar la uretra y la vejiga sin necesariamente causar síntomas.

La prueba no es difícil ni debe provocar vergüenza, pues con una muestra de orina se puede realizar el cultivo, que se llama así porque las bacterias se colocan en un medio propicio para que crezcan y se reproduzcan. Cuando son suficientes, es posible observar las características de la bacteria causante de la infección. También se puede hacer un antibiograma, si las colonias de bacterias se multiplican. Con él se puede saber el medicamento al que las colonias son sensibles o si hay resistencia a medicamentos.

Sólo nos queda darte un consejo: aunque el agua siempre es buena para todo tipo de problemas en el tracto urinario, el consumo excesivo del líquido puede alterar el buen funcionamiento de los riñones, la composición de la sangre y el equilibrio de fluidos y electrólitos dentro del organismo.