La diabetes o azúcar alta es una de las enfermedades más comunes en México. Siempre la relacionamos, por obvias razones, con lo dulce. Sin embargo, debemos saber que no es el azúcar lo que sube, sino la glucosa, también llamada dextrosa.

Se trata de un carbohidrato o glúcido relacionado con la cantidad de azúcar que el organismo es capaz de absorber a partir de los alimentos y transformar en energía para realizar diferentes funciones o simplemente ayudar a mantener el cuerpo caliente.

Te explicamos un poco más a detalle: durante el proceso conocido como metabolismo, la glucosa se oxida en el cuerpo y produce dióxido de carbono, agua y algunos otros compuestos de nitrógeno para proporcionar energía. Los niveles normales de glucosa en sangre en las personas que no padecen diabetes ni ninguna otra enfermedad relacionada son de entre 70 y 100 miligramos de glucosa por decilitro de sangre (mg/dl).

Existen varios tipos de diabetes. La de tipo 1, también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia, se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona. Se desconoce aún la causa de la diabetes de tipo 1 y no se puede prevenir con el conocimiento actual.

La diabetes de tipo 2, también llamada no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta, se debe a una utilización ineficaz de la insulina 3. Este tipo representa la mayoría de los casos mundiales y se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física. También existe la diabetes gestacional, caracterizada por hiperglucemia. Las mujeres con diabetes gestacional corren mayor riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo y el parto. Además, tanto ellas como sus hijos corren mayor riesgo de padecer diabetes de tipo 2 en el futuro.

Determinar los niveles de glucosa en la sangre es sencillo. Se necesita sólo una muestra de sangre. Sin embargo, se recomienda un ayuno al menos de ocho horas, que ayudará a tener un mejor diagnóstico. Si el paciente presenta ya diabetes mellitus, será oportuno un seguimiento de la glucosa, para que el médico pueda brindar un tratamiento de acorde a los resultados observados.