¿Has escuchado acerca de los misteriosos triglicéridos altos? En principio, no son malos: los triglicéridos son ácidos grasos que actúan como los componentes básicos de las grasas de construcción.

Tu cuerpo convierte el exceso de calorías que comes en triglicéridos que se almacenan en las células grasas. Según sea necesario, las hormonas regulan la liberación de los triglicéridos del tejido graso para satisfacer las necesidades de energía de tu cuerpo.

Sin embargo, el alto nivel de triglicéridos eleva el riesgo a tener un problema cardiovascular. Estos niveles altos se deben principalmente a una dieta desbalanceada, como la ingesta desmedida de carnes y embutidos ricos en grasas; leche entera y sus derivados; harinas y azúcares refinados y los productos elaborados con ellas, como panificados, pastas y dulces.

Para conocer el nivel de triglicéridos, sólo basta una prueba de sangre. Recuerda mantenerte sano y realizarte pruebas frecuentes para evitar todo tipo de complicaciones.