Muchas veces oímos que alguien tiene “el colesterol alto” y que es importante mantenerlo controlado para evitar problemas, pero no todos saben con exactitud qué es “colesterol”. En realidad, se trata de una grasa que se encuentra en la sangre, también conocida como lípido. Aunque la palabra “grasa” nos suene mal, el colesterol es necesario para una serie de funciones en el organismo como la formación de las hormonas esteroideas y de bilis. Además, es parte de la estructura celular, como precursor de la vitamina D.

Una parte importante del colesterol de nuestro organismo se produce en el hígado. El resto es aportado a través de la dieta y del colesterol presente en la bilis, parte del cual se reabsorbe en el intestino.

Sin embargo, el incremento de colesterol aumenta la probabilidad de padecer una enfermedad cardíaca, un accidente cerebrovascular y otros problemas de salud. Por ello, es de gran importancia realizarse la prueba del colesterol con regularidad, a fin de evitar este tipo de complicaciones.

Para hacerla se requiere de poco: sólo se necesita de un análisis de sangre, que nos ayuda a conocer los niveles de este lípido que se tienen en el organismo. Realizarse este examen con frecuencia y llevar una dieta sana son las mejores defensas para una vida sin altos niveles de colesterol.